Los embriones, hijos en espera

Pastoral de la Salud

En un estudio anterior del Observatorio de Bioética, en el que se trataba de determinar cuántos embriones se destruyen por cada niño nacido en la fecundación in vitro (IVF), se llegaba a la conclusión que aproximadamente se perdían seis embriones por cada niño nacido, es decir, que se perdían seis hijos de la pareja por cada hijo suyo nacido.

Ahora se publica un amplio informe, en el que a partir de datos publicados por la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología, se refiere a este mismo tema, el número de embriones humanos que se pierden en la reproducción asistida. Transcribimos y comentamos aquí algunos datos del referido informe.

El estudio retoma datos de 30 países (29 de Europa y Turquía) del año 2005 y fue publicado en la revista Human Reproduction. En el mismo se recoge la información facilitada por un buen número de clínicas (923), si bien no son todas las que existen en los 30 países objeto de estudio (que serían 1134 clínicas, en el año 2005).

En las estadísticas ofrecidas en el estudio destaca un vacío importante: no se facilita información precisa sobre el número total de embriones implicados en los distintos procedimientos.

En ningún momento se ofrecen datos sobre el número de óvulos extraídos en los ciclos tratados, ni sobre cuántos embriones fueron “producidos” gracias a la IVF o a la Inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI) en el laboratorio, ni sobre cuántos embriones fueron congelados como “sobrantes” o disponibles para futuros tratamientos, ni sobre cuántos embriones murieron o fueron destruidos intencionalmente por el personal técnico implicado (con o sin permiso de los padres de esos embriones).

En los 30 países indicados, durante el año 2005 hubo 108,769 aspiraciones registradas para la IVF entre quienes enviaron datos. De ese número, se baja a 96,729 transferencias y a 29,302 embarazos clínicamente constatados. Es evidente que entre transferencias y embarazos se ha producido la muerte de miles de embriones, más de 67,427.

Por lo que respecta a la ICSI, de las 194.156 aspiraciones registradas se pasa a 179,012 transferencias de embriones, y la cifra baja a 55,305 embarazos clínicamente constatados. Es decir, que entre transferencias y embarazos han muerto más de 123,707 embriones.— Presbítero Alejandro Álvarez Gallegos, coordinador diocesano para la Pastoral de la Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *