María de Guadalupe es la salud para todos los enfermos

Pastoral de la Salud

Hoy 12 de diciembre, México está de fiesta celebrando a nuestra Madre María de Guadalupe. Santa María de Guadalupe es patrona de todos los enfermos y agentes de la salud.

¿Por qué María de Guadalupe es patrona de los enfermos? El 12 de diciembre de 1531 la estampación de la Virgen de Guadalupe en el ayate de San Juan Diego ocupó el lugar central de todo el acontecimiento, pues la santísima madre de Dios quiso quedarse, de esta manera, en medio de todos nosotros para ofrecernos su amor maternal.

La Virgen de Guadalupe consuela a San Juan Diego ante la preocupación por la enfermedad de Juan Bernardino, su tío. Es “la Madre del verdadero Dios por quien se vive”, la que interviene en la milagrosa curación de Juan Bernardino, quien se encontraba agonizando en su casa en Cuautitlán. Ante todo la santísima Virgen es madre, madre de Jesucristo el hijo de Dios, madre de la Iglesia, madre de todos los hombres y mujeres que sufren, madre de todos los enfermos.

Como auténtica madre se preocupa y ocupa por la salud de sus hijos. La Virgen Madre se compadece, consuela e interviene haciendo todo lo posible por la salud de sus hijos. La imagen del sufrimiento de María ante el suplicio de su hijo en la cruz, se reproduce siempre que uno de sus hijos padece una enfermedad.

Y hasta el día de hoy, millones de mexicanos asisten a los grandes santuarios, pero también a las modestas capillas dedicadas a la Virgen de Guadalupe para agradecer su intercesión por algún favor concedido.

Ella como agente de Pastoral de la Salud acudió presurosa para consolar al tío de San Juan Diego. Se pone solícita para estar ahí y disponerse a la escucha atenta del enfermo que sufre.

Hoy 12 de diciembrepongamos en las manos de Santa María de Guadalupe al pueblo de México, a nuestras familias y pidamos con mucha fe, que la paz sea una realidad.

Que con San Juan Diego, Santa María alcance las gracias de Dios a todos nuestros enfermos que se encuentran en los hospitales, en los albergues y/o en sus casas.— Presbítero Alejandro de Jesús Álvarez Gallegos, coordinador diocesano para la Pastoral de la Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *