Toma las fuerzas para alejar el “vacío existencial” en tu vida

Pastoral de la Salud

Una de las grandes enfermedades de este siglo tiene que ver con la salud mental y es la depresión. El pasado lunes 13 conmemoramos el Día Mundial de la Lucha Contra la Depresión.

No son pocas las personas que hoy día pasan por procesos de angustia, ansiedad y depresión, ocasionados por muchos factores.

Muchas personas viven el llamado “vacío existencial”: sienten que la vida no tiene ningún sentido, que no son capaces de hacer algo que sea de importancia y se van sumiendo en una profunda tristeza interior que no les permite desarrollarse en plenitud.

¿Qué hacer cuando llegan estas enfermedades a nuestra vida? Me parece que lo primero es saber detectarlas, aceptarlas que tú las tienes y debes hacerte cargo de ellas.

Acudir con los especialistas que te pueden ayudar a superar y a sanar estas enfermedades.

Y por supuesto, buscar a Dios y tener una vida de oración activa que te lleve al compromiso. Si sabes canalizar y atender estas enfermedades a tiempo seguramente vivirás con una calidad de vida que te permitirá lograr tus objetivos.

Toda nuestra vida es una constante tensión, nuestra responsabilidad es buscar el equilibrio, la armonía, y para eso necesitamos de la ayuda de la gente que nos rodea. El aislamiento permanente no nos conduce a nada bueno; el abrirse a los demás y potenciar la generosidad nos mantiene de pie. Un signo positivo es la donación y la entrega de la propia vida.

La gracia de la presencia de Dios, las obras de apostolado y las acciones planeadas en beneficio de los demás nos dan la oportunidad de que nuestra vida tenga un sentido. Nadie podría decir que vino a este mundo solo de paso, es necesario dejar huella y así trascender.— Presbítero Alejandro Álvarez Gallegos, coordinador Diocesano para la Pastoral de la Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *